Juan Carlos Álvarez Campillo colabora con el Sevilla FC como psicólogo y coach deportivo
abril 3, 2020
Alcanza tu mejor versión: conocerte a ti mismo es el primer paso. Te doy las claves para hacerlo
mayo 27, 2020

Entrenamientos individuales, competiciones sin público… ¿cómo puede afrontar el deportista la “nueva normalidad”?

Inmersos en las fases de desescalada los deportistas salen de su confinamiento y regresan a sus entrenamientos, eso sí, con nuevos protocolos y muchas medidas de seguridad para evitar en la medida de lo posible los contagios del COVID-19.

Deportistas, entrenadores, equipos se incorporan a una nueva rutina que está muy lejos de lo que conocíamos como “normal”. Entrenamientos individuales, sin trabajo en equipo, sin contacto… e intentando poner su cuerpo en forma tras semanas de confinamiento e incertidumbre.

 

¿A qué se enfrentan los deportistas en este momento? ¿Cómo pueden afrontar con esta situación (y el futuro más próximo)?

Durante estas primeras semanas de toma de contacto con su trabajo, con su equipo, con sus nuevos entrenamientos los deportistas se enfrentarán a miedos e incertidumbres que deben manejar y controlar.

  • Por un lado el miedo al contagio y a la enfermedad. No podemos ni debemos olvidar que el virus sigue activo, que la crisis sanitaria continua, y salir de tu casa implica convivir con ese temor al contagio. Es normal y es natural, pero tenemos que utilizar ese miedo a nuestro favor: ser conscientes de que el riesgo esta ahí nos hará ser más prudentes y nos obliga a no bajar la guardia y seguir todos los protocolos de seguridad. Lo que no debe permitir el deportista es dejar que ese miedo le paralice. Tiene que gestionar ese sentimiento y llevarlo al terreno racional: sí, soy consciente de que está ahí pero voy a poner todo de mi parte por evitarlo y, mientras tanto, me adapto a mi nuevo día a día.
  • El riesgo de lesiones. Es normal que después de tantas semanas en casa cueste coger el ritmo de entrenamiento y surja el temor a lesionarte. Físicamente estamos hablando de una nueva pretemporada. Los deportistas tienen que seguir las pautas exactas que les marquen los responsables de sus entrenamientos y tienen que volver a su mejor forma física de forma paulatina. No se pueden recuperar semanas de trabajo en unas horas o unos pocos días.
  • Incertidumbre por su futuro. ¿Cuándo volverán las competiciones? ¿Cómo serán los protocolos para competir? La situación excepcional que vivimos nos deja aún muchas preguntas sin respuesta y eso puede afectarnos mentalmente.

 

 

Si se reanudan las competiciones y se hacen sin público, podemos encontrarnos ante dos situaciones: por un lado aquellos deportistas para los que “el calor” de la afición supone un subidón de adrenalina, les mantiene activos y les ayuda a sacar su mejor versión durante la competición. Para estos deportistas, enfrentarse a una grada vacía puede suponer una barrera mental, puede costarles entrar en la competición porque su mente les dice que se trata solo de un entrenamiento y no de un partido real. Habrá que trabajar la gestión de estas emociones, ayudarles a visualizar la situación tal y como es para que puedan rendir al máximo.

Y por otro lado podemos encontrarnos con deportistas para los que esta nueva situación de competir sin público les haga sentirse más cómodos. Para ellos, resulta complicado enfrentarse a la presión de los aficionados, a los gritos, a los silbidos, a las miradas… En cambio cuando entrenan sin público se sienten mejor, más libres. En estos casos esta situación puede ser idónea para alcanzar su mejor versión. Aún así, este no es el escenario ideal. El deporte se alimenta de los aficionados. Y, aunque temporalmente éstos desaparezcan de escena, forman parte de la ecuación y tarde o temprano el deportista tendrá que afrontar sus miedos y aprender a concentrarse en su juego independientemente de si hay o no público en las gradas.

 

De nuevo, necesitamos aplicar la triple A

Esta fórmula que nos servía durante el confinamiento también es válida para afrontar la vuelta al trabajo. Aceptación. Es lo primero que tenemos que asumir: las cosas son así y no podemos cambiarlas. Hay nuevos protocolos, rutinas diferentes, riesgos… y tenemos que aceptarlo. Adaptación. Vamos a esforzarnos para asimilar la nueva situación lo antes posible y vamos a ser conscientes de que tenemos unos objetivos por cumplir y tenemos que trabajar para lograrlo. Aplomo. Tenemos que mantenernos serenos y trabajar nuestra confianza. Podemos hacerlo, de verdad estamos preparados para hacerlo. Hay que perseverar, visualizar nuestras metas y luchar para alcanzarlas superando todos los obstáculos que nos vayamos encontrando.

 

Trabajo en equipo

Aunque el distanciamiento social ha sido (y sigue siendo) una imposición para minimizar las consecuencias del coronavirus, el deportista que juega en equipo debe entrar ahora en una nueva dinámica: su trabajo y el de su equipo van a la par. Debe volver a concentrarse en la dinámica de grupo, pensar más allá de sí mismo y entender que el equipo debe estar unido. Aquí los entrenadores juegan un papel clave. Deben trabajar la cohesión, el compañerismo y deben conseguir que todos los jugadores vayan en la misma dirección. Sin duda, será uno de los factores que aportará más estabilidad a los deportistas y que allanará el camino de vuelta a la esperada competición.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar